Mario Bergara, ministro de economía de Uruguay tocó la célebre campana de cierre en la Bolsa de Nueva York

Para el Ministro de Economía y Finanzas, Mario Bergara “El toque de campana en Nueva York es un eslabón más en el reconocimiento que Uruguay se ha ganado en el mundo, en particular, en los mercados financieros”.

El ministro de Economía, Mario Bergara, dio este miércoles el toque de campana de cierre de las operaciones de la Bolsa de Valores de Nueva York, acompañado por el canciller Luis Almagro.

“El toque de campana en Nueva York es un eslabón más en el reconocimiento que Uruguay” sostuvo Bergara en referencia al acto de cierre de operaciones bursátiles en Wall Street que condujo luego de hacer una presentación en esta misma sede junto al Grupo Navíos, el consorcio empresarial de capitales griegos radicado en el puerto de Nueva Palmira que cotiza en dicha bolsa.

Las empresas que cotizan en Nueva York son las que proponen y seleccionan a quienes efectúan este acto, ya sea para abrir o cerrar las operaciones, y “que se haya pensado para ello al ministerio de Economía de Uruguay es totalmente destacable”, añadió.
Respecto de esta visita oficial a Estados Unidos, el funcionario enumeró las actividades académicas realizadas el martes, como la exposición hecha en la Universidad de Columbia, donde participaron economistas muy reconocidos, y la reunión con Joseph Stiglitz, ganador del premio Nobel de Economía en 2001.

“Uruguay tiene una buena historia para contar desde la crisis de 2002. El proceso de estabilidad macroeconómica-financiera, de reglas de juego en un contexto de estabilidad político-institucional sigue siendo una plataforma razonable, en la que, desde el exterior, confían para invertir en el sector productivo y en el financiero”, manifestó.

Entre los elementos más elogiados sobre el país se cuentan “el cambio beneficioso en las reglas de juego para las inversiones y el cambio en los indicadores sociales”.

“Sin duda, reconocen la consistencia de las políticas y que los beneficios económicos tengan un impacto efectivo en los indicadores sociales, en la reducción de la pobreza, en la generación de bienestar y en la menor desigualdad”, resaltó.

El paquete completo de cuestiones económicas y sociales es bien visto desde el exterior y es lo que explica que haya muchos inversores de diferentes lugares con interés en llegar a Uruguay, comentó.

Desde la perspectiva de los inversores hemos recibido una muy buena retroalimentación y, de alguna manera, la ratificación de la confianza”. Puntualizó, además, que los inversionistas y académicos destacan que hubo un reordenamiento macroeconómico, que superó el “ahogo financiero” de 2004 a 2005.

Bergara también recordó que “el manejo muy prudente y profesional del endeudamiento público permitió que ahora las perspectivas sean completamente diferentes a las de hace una década”.

“Tenemos mucha más holgura, tranquilidad y serenidad, logramos un cambio estructural en materia de estabilidad financiera, reformulamos las reglas de juego para la inversión y, sobre todo, mostramos un talante de consistencia, se han reducido vulnerabilidades y se han mitigado riesgos en los momentos en que se pudo hacer”, detalló. Ese orden “se traduce en estabilidad social, que les permiten definir inversiones de largo plazo”, agregó.

Para el titular de Economía, Uruguay aprovechó razonablemente los beneficios de altos precios de bienes de exportación y la expansión monetaria de Estados Unidos, a la vez que se preparó razonablemente para tiempos en los que esas cosas pudieran revertirse.

Respecto a su idea sobre cuáles son los motivos por los que Uruguay es bien considerado expresó: “Probablemente confluyen muchos factores para que estemos más presentes en el mapa global, tanto aspectos deportivo-futbolísticos como aspectos que tienen relación con la agenda de los derechos humanos y la presencia del Presidente José Mujica en distintas instancias de relevancia mundial”.

“Todo esto acompañado por la gestión económica exitosa”, concluyó.

Comparte