Indagan megaevasión en Ciudad de Este

bb0b99bc-8539-4a6c-a3a9-c3e14fa95346

La Subsecretría de Tributación denunció a 2 contadores, 13 “proveedores inconsistentes” que serían todos “fantasmas” y 285 empresas que facturaron unos US$ 270 millones con documentos apócrifos (fraguados), en un esquema montado en Ciudad del Este para evadir unos US$ 51 millones de impuestos. Cuatro fiscales estuvieron involucrados en allanamientos simultáneos e incautaron evidencias que certificarían la producción de documentos no auténticos. A esto se suma que la comitiva que se trasladó a Alto Paraná corroboró que vendedores de helados, albañiles y empleadas domésticas aparecen “facturando” millones

Marta González Ayala, viceministra de Tributación, realizó la denuncia por la sospecha de un esquema de utilización de facturas amañadas para evitar el pago de impuestos.
La misma involucró a los contadores Ignacio Urbieta Cantero, sindicado como el cerebro de la rosca, y Alfredo Brítez González, en el caso de supuesta magaevasión impositiva. Según los datos, 13 proveedores que serían “fantasmas” otorgaron facturas truchas por montos millonarios a 285 contribuyentes.

González indicó en su denuncia que se identificaron “significativas discrepancias entre las ventas consignadas en las declaraciones juradas de IVA de 13 contribuyentes (proveedores) y las compras informadas a través de las declaraciones juradas informativas de los supuestos clientes”.

La viceministra agregó que “la presunción inicial fue que las facturas invocadas por los clientes como respaldatorias de su crédito fiscal son apócrifas”.
Como producto de estas investigaciones surgió que hay un total de 285 contribuyentes (clientes) que utilizaron las facturas de presunto contenido falso por un total de 1.539.143.584.607 guaraníes (unos US$ 270 millones). Ya ante la SET, tres personas negaron tener vinculación comercial con las firmas e incluso dos de ellas ni siquiera reconocieron haberse inscripto como contribuyentes.

En todo el montaje, el contador Urbieta Cantero aparece como la persona que recibió “requerimientos de documentación de 2 de los 21 contribuyentes notificados y ha participado del arqueo de caja practicado a la firma Serena Group SA, además de figurar como profesional contable de al menos otros 40 contribuyentes.

Marta González, en su denuncia, citó a los “proveedores inconsistentes”, que serían: Nelson Florentín Portillo, Alberto Ramón Orué, Isidora Teresa Bernal, Fredy Escobar, Bernardo Mareco, Victorino Encina, Genciano Meza, Company Electronic SA, Liliana Mabel Ayala, Aníbal Candia Arellano, Tranding Internacional SA, RT Import Export SA y María Estela Ramírez Galeano.

Con relación a estos, el fiscal Piñánez, sus asistentes e interventores de la SET realizaron constituciones a sus domicilios y tomó declaraciones testificales.
De esta forma, se constató que la mayoría no tiene ni preparación intelectual ni en nivel económico para facturar tanto dinero. Según los datos aportados, se trataría de albañiles, amas de casa, empleadas domésticas y en el mejor de los casos de dueños de pequeños negocios.

Por ejemplo, una empleada doméstica figura como socia de una SA, que declaró compras por G. 215.000 millones; el dueño de una pequeña ferretería aparece también como socio de una SA, y declaró por G. 225.000 millones; al igual que un albañil, que declaró por G. 557.600 millones, y también el dueño de un pequeño negocio figura que facturó G. 7.000 millones; y otro albañil, por G. 12.700 millones. Las operaciones datan del 2010 y muchas de estas firmas operan bajo el régimen de turismo, que implica que cuando comercian con turistas extranjeros están exonerados del IVA.

A pesar de este incentivo fiscal la evasión es grande, la SET estima que rondaría 152.978 millones (US$ 26,3 millones), en IVA e Iracis, pero la viceministra Marta González Ayala dijo que podría llegar a G. 300.000 millones (US$ 51 millones).

El caso más burdo y que corrobora el esquema montado para la evasión, es el de Bernardo Mareco, vendedor de helados que está postrado en cama desde hace un tiempo y aparece como uno de los “proveedores” de facturas truchas. El hombre vive en una precaria casa (de madera) ubicada en el barrio San Miguel del Km 14.

Mareco, que antes se dedicaba a vender helados, gaseosas y hasta a la albañilería, y no trabaja desde hace meses por estar postrado en cama, se mostró sorprendido por verse envuelto en la rosca. Supuestamente, proveía facturas por montos millonarios, aunque no trascendió aún un monto.

Otro supuesto proveedor, Genciano Meza, negó haber tenido participación y que ni siquiera se haya inscripto como contribuyente. El mismo vive también en una modesta casa en el Barrio Nuevo del Km 7 y a su nombre se facturó nada menos que 1 millón de dólares.

Ya en conferencia de prensa, la propia Subsecretaría de Estado de Tributación (SET) y la Fiscalía General confirmaron que en la megaevasión descubierta en Ciudad del Este se usó a personas de escasos recursos y pequeños contribuyentes para emitir facturas falsas y evadir los impuestos. Los documentos incautados corroboraron la utilización de facturas truchas, por lo que ya se configura el delito de producción de documentos no auténticos.

Empresas involucradas

Nuestro diario pudo acceder a los nombres de las 285 empresas que aparecen en la denuncia de la SET, como las que adquirieron facturas de los 13 “proveedores inconsistentes”.

Entre las mismas aparece, incluso, el nombre de la Fundación Tesai, una organización del área salud vinculada a Itaipú, e incluye también a firmas reconocidas y de nivel como Distribuidora Gloria SA, Paraguay Refrescos SA, La Consolidada SA de Seguros, Zancor Seguros y La Mercantil del Este SA, así como a Nave Shop SA, Importadora Audi SA, Company Group SA, Tiger del Este SA, Intercargo Expreso SA, Mega System SRL y Digital Star SA, entre otras.

Fuente: ABC.com.py

Comparte